Aníbal Ojeda Sucre – Sucre

La Educación Rural
se ve, se oye, se siente…
a través de la radio, el vídeo,
las redes sociales y todas las tecnologías
de información y comunicación

Sucre--Colegios

video

prensa

La dura realidad de la Educación Rural

Lisbeth Janeth Montoya Chavarriaga*

No podemos negar que el gobierno nacional, con el apoyo del Banco Mundial, ha permitido que muchos niñ@s, adolescentes y jóvenes de las zonas rurales del país han accedido a una educación de mejor calidad, en las zonas rurales de nuestro país Colombia.

Pero no podemos decir que todo es de color de rosa, existen muchos, pero muchos problemas en sector rural educativo colombiano, son en gran parte causados por la baja cobertura, la falta de calidad y mayor sentido de pertinencia de un servicio educativo que no responde a las necesidades sociales del entorno de los estudiantes, por lo tanto no es la escuela ni las instituciones educativas rurales centros de transformación, para el desarrollo y el mejoramiento del bienestar de vida de ell@s, los campesin@s, cabe anotar la burocracia que existen y la mala tramitación de los que les corresponde realizar cualquier acción que conlleva a mejorar la calidad de los centros educativos rurales.

Ver, escuchar y sentir a los estudiante, rectores y profesores de estos centros educativos, es estar en contacto con la pobreza, no espiritual, ni cognitiva de ell@s, ni del entorno, sino con la pobreza de quienes les corresponde asumir compromisos que permitan el mejoramiento educativo y desde luego de la calidad de vida de la población rural, donde se encuentra la riqueza del pueblo colombiano. No podemos dejar que ell@s abandone el campo, para acumularse s en la ciudad de cemento llena de vicios y de hambre y de pobreza absoluta.

El Programa de Educación Rural, PER, en Sucre, constituye la estrategia principal del gobierno para atender las necesidades apremiantes del sector educativo a nivel rural, ell@s, estaban ansiosos y se cumplió con la capacitación de los profesores que tenían como objetivo: el mejorar el acceso de los niñ@s y jóvenes de las zonas rurales a una educación inicial y básica de calidad, mediante la implementación de opciones educativas pertinentes que promuevan la articulación de la educación al desarrollo productivo y social. La ampliación de la cobertura en pre-escolar y básica secundaria se logrará mediante la asignación eficiente y equitativa de los recursos existentes en lugar de construir nueva infraestructura o vincular nuevos docentes. Cosa que no se dio por una firma. Pero, esto no se dio debido a la mala tramitación que hubo, pero las ganas, los sueños no terminaron allí, ell@s espera que se dé el PER, que es indispensable para el mejoramiento y la calidad de vida.

En el sector rural colombiano, vive el aislamiento, el abandono, el desplazamiento, el hambre, porque son muchos niñ@s, adolescentes y jóvenes que llegan a sus centros educativos, sin alimentarse y a veces el alimento que se les da es los colegios es poco, o día de por medio, porque no alcanza diariamente para tod@s los que están en los centros educativos.

Son muy altas las tasas de deserción y repitencia en las zonas rurales,y son mucho los motivos y otro fuera de la alimentación es el transporte, hay niñ@s, adolescentes y jóvenes, que se movilizan en lanchas, en bicicletas, caminando, pero cuando están en invierno es imposible la movilización porque las carreteras son sin pavimentar y se vuelven en calles peligrosas para la vida, por los huecos, además como son puro pantano se vuelven lisas y desde luego imposible transitar, por ello se debe esperar más bien en casa y pasado el tiempo del invierno, ell@s no quieren volver por el atraso que ya vivieron.

Esta triste y dura realidad constituye un reto monumental, y para lograrlo el Ministerio de Educación Nacional ha impulsado y puesto en marcha el Programa de Educación Rural. Si bien lo que comenzó es la primera fase (tres años), la solución a un atraso de la dimensión del colombiano, se resolverá necesariamente a largo plazo. El compromiso del gobierno sin embargo, es sacar adelante esta iniciativa para que se avance en la solución y se cubra la deuda existente en materia educativa con el campo.

*Pedagoga, con Maestría en P. Social, comunicadora popular- comunitaria, directora de la Sede en Medellín de la Fundación SUMAPAX: Colectivos de Comunicación Comunitaria y de la Radio Comunitaria: www.contacto10.fm
E-mail: lismontoya1@hotmail.com

Centros educativos que no huelen a saber

Lisbeth Janeth Montoya Chavarriaga*

Los niñ@s, l@s adolescentes y jóvenes de las escuelas rurales de Sucre-Sucre, sufren porque sus instituciones educativas, se encuentran en mal estado y los padres de familia, con los educadores no se asocian para mantener, en mejores condiciones las aulas de las escuelas y colegios.

Pero eso no es todo, aseguran profesor@s del sector Sucre- Sucre que los estudiantes les toca venir de lugares bastante retirados, algunos se movilizan por el río, en moto, caminando y otr@s en bicicleta, cuando el clima es de invierno, muchos de ell@s no se acercan por las dificultades que presentan las carreteras, por las que se movilizan, estas mismas dificultades, obviamente, que viven los estudiantes, la padecen también los docentes.
En Sucre- Sucre urge el proyecto PER, ell@s se prepararon para alcanzarlo y esperan nueva oportunidad, para mejorar la calidad educativa y el bienestar y el de sus familias. Ahora tienen el PER en el papel, más no se está ejecutando en la región de la Mojana y espera que algun dia se una realidad.

La Mojana, es una zona del país que requiere que la educación les abra las llaves para seguir adelante, porque en la región han surgido aisladamente jovenes con grandes capacidades, que han merecido el reconocimiento en la región y en el departamento, pero si tod@s cuentan con mejores métodos pedagógicos, se podrían aumentar el personal mejor calificado a nivel educativo.
El ministerio de Educación debe analizar y continuar con este proyecto PER, para que las escuelas y colegios educativos, puedan seguir mejorando su calidad educativa. Sería muy positivo que en las escuelas y colegios rurales los alumn@s pudieran sentarsen, discutir y dialogar sobre sillas buenas, en aulas dignas, lo mismo que los maestr@s en escritorios dignos de los que imparten conocimiento, en entorno iluminados por la ciencia, haciendo de la educación un escenario de desarrollo y de paz.

Cualquier presupuesto es poco, para la zona de Sucre-Sucre, porque ell@s necesitan espacios del saber, espacios de paz, espacios, donde se vaya construyendo un futro no tan incierto, sino que vaya encaminado a mejorar las condiciones inhumanas, es duro ir recorriendo los caminos difíciles hacia las instituciones del saber y llegar a lugares deprimentes, derruidos y a punto de caer.

Sucre- Sucre necesita el PER, pero no en el papel, necesita un PER sin burocracia, venciendo todo tipo de trámite, todo por el bien de las nuevas generaciones emergentes de la zona. Hay realidades duras, difíciles y complejas, pero tiene que haber posibles soluciones, precisas, prontas, ya que se oyen el clamor de los niñ@s, adolescentes y jóvenes de estas hermosas tierras del Caribe Colombiano.

*Pedagoga, con Maestría en P. Social, comunicadora popular- comunitaria, directora de la Sede en Medellín de la Fundación SUMAPAX: Colectivos de Comunicación Comunitaria y de la Radio Comunitaria: www.contacto10.fm
E-mail: lismontoya1@hotmail.com

radio

Testimonio - Sucre
 Ir a descargar

fotografia

Fotografía: Lisbeth Janeth Montoya Chavarriaga

volver

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s